El Director de la ANSP, Lic. Jaime Edwin Martínez y un miembro del Consejo Académico y ex Inspector General de la Policía Nacional Civil, Lic. Ricardo Martínez, participaron en el foro denominado “Diagnóstico de la Policía Nacional Civil” organizado por un periódico del país.

El director de la ANSP dio una valoración en cuanto a la situación actual de la PNC a nivel interno y externo, y mencionó que “la policía desde sus orígenes enfrenta situaciones de desarrollo y crisis que tienen que ver con el desarrollo de los mismos, pero qué hablar de un cambio de modelo o de naturaleza de la Policía Nacional Civil de El Salvador sería un grave retroceso y que no podemos dar paso ni siquiera a una discusión que se plantee en términos de pensar en modelos de policía autoritarias y de corte militaristas pensando que de esa manera los policías van hacer más disciplinados, sometidos a las jerarquías y que eso significará que serán más obedientes y que habrán menos problemas”.

“El modelo que surge de los Acuerdos de Paz, no sólo sigue siendo vigente y necesario para el acompañamiento de la construcción de la democracia en el país y de la consolidación del Estado del Derecho, sino que también ha ido demostrando a más de 26 años que pese a su deficiencias y a sus incomplementariedades, es el más adecuado, porque si la comparamos con los viejos cuerpos de seguridad pública, esta es una policía que si bien siguen habiendo casos de involucramiento de policías en crímenes y delitos, pero no existe ninguna impunidad absoluta como antes existía, lastimosamente por la falta de capacidad o de recursos la FGR en su momento no demuestra las imputaciones adecuadas para los policías, pero hay depuración continua y que se someten a las autoridades correspondientes.

El modelo no tiene una crisis por naturaleza, sino que tiene una crisis de desarrollo que significa que le hace falta adecuarse a las exigencias del estado del derecho”, dijo el director de la Academia.
El Licenciado Jaime Martínez también expresó que uno de los objetivos es que este modelo de policía profesional de un salto vinculado a la comunidad, que esté fuertemente arraigada a la sociedad, eso se busca con la policía comunitaria, pero mientras se tenga el fenómeno de maras y pandillas habrá limitaciones para avanzar a ese modelo de policía comunitaria.
Concluyó diciendo que “Un policía no es un héroe blindado, es un ser humano con obligaciones y derechos, y al ver tanta violencia que les afecta a ellos y a su familia, van a tener una gran cantidad de estrés y preocupaciones, desalientos en la carrera y eso naturalmente es lógico, hay que darle respuesta a esa crisis puntual del estrés e ir fortaleciendo la profesionalidad; en lo que corresponde a la Academia, se está haciendo, desde el año pasado comenzamos con un salto cualitativo que agrega y fortalece el modelo profesional”.

Por su parte el Consejero de la ANSP, Lic. Ricardo Martínez expresó que el modelo de la policía aún no está terminado, lo que había antes era una policía nacional que estaba ligada a sectores de poder de la sociedad y a estructuras militares que oprimían al pueblo ya sea por una condición o por otra, en los Acuerdos de Paz se piensa en una policía que proteja a la sociedad, que no tenga vínculos con el poder, “aquí se cuestiona a la corporación como que si la policía fue hecha para combatir pandillas, si cuando fue creada no había pandillas, pero todos cuestionan y critican a la policía por su lucha contra los terrorista, eso es un error”.

Agregó que la seguridad implica otras cosas como el narcotráfico, el hurto, el robo, violencia intrafamiliar, etc., hemos focalizado la seguridad con la lucha de las pandillas, ese es un resultado de 20 años que crecieron las pandillas y hoy quieren que en cinco años se resuelva. “Debemos separar la institución de actividades partidarias y políticas, la policía no actúa y no está para actividades políticas, dejemos que la policía haga su trabajo, los políticos deben apoyar a la policía y apoyo significa dar recursos y existen sectores que no quieren dar sus votos para ayudar a la corporación”.

También mencionó que el modelo no está en crisis, estas son circunstancias que se han ido dando en la historia, que se está profesionalizando en la ANSP, la percepción de muchos es que estamos en llamas, cuando se puede comprobar con los reportes de la policía que en 250 o 256 municipios no existen homicidios. Se ha venido reduciendo el homicidio, si hay una tasa alta, pero el trabajo se está haciendo por parte de la Policía.

En el foro también participó el jefe de la Oficina de Salud Ocupacional de la Policía Nacional Civil, Lic. Roberto Castillo y el abogado de FESPAD, Lic. Daniel Ortiz, quienes también dieron su opinión expresando que la PNC necesita más recursos para la policía, se necesita mejorar el salario y bonos a los policías y generar las condiciones de seguridad para el personal policial; potenciar el modelo de policía comunitaria y la depuración de los malos policías. Y algo que dejaron claro que no se puede culpar a 23,000 policías por un grupo que anda actuando al margen de la ley y esto es necesario depurarlo.

Foro-01