El Consejo Académico de la Academia Nacional de Seguridad Pública y del Instituto Especializado de Nivel Superior, IES-ANSP, ante las declaraciones del Director General de esta institución, Jaime Edwin Martínez Ventura, relativa a la función policial y Derechos Humanos, y ante las tergiversaciones que sobre ellas han manifestado algunas personas y organizaciones, MANIFESTAMOS:

I. Nuestro total respaldo al discurso  pronunciado por el Director General, Jaime Edwin Martínez Ventura, con ocasión de la clausura del VIII Curso de Secciones Tácticas Operativas (S.T.O.), el día cinco de los corrientes, en la sede de la ANSP de Santa Tecla.

II. Cualquier persona que escuche con objetividad el referido discurso –el cual puede ser visto en el enlace https://www.youtube.com/watch?v=3RVsQZLiiE4 –, apreciará que en ningún momento hay una exhortación a los policías a que violen los derechos humanos en el ejercicio de sus funciones. Las palabras del Director General, al decir: “…Qué no les tiemble la mano…” y “…ahí no hay manera de estar pensando que si hay derechos humanos de por medio…”, han sido mal interpretadas o descontextualizadas a propósito, ya que se referían exclusivamente al momento en que los policías se vean atacados a balazos por integrantes de organizaciones criminales armadas que matan, extorsionan, violan y aterrorizan a la población y a las cuales los agentes de seguridad pública deben perseguir, controlar y someter a la ley, en el cumplimiento de su deber, investidos como están de la legitimidad que les da la sociedad y  el Estado. En pocas palabras, el Director General se refería a cuando un policía vea amenazada su vida por delincuentes, momento en el cual el Estado de Derecho permite a cualquier persona ejercer su legítima defensa y en el caso de un agente de autoridad pública, además debe ejercer el cumplimiento de su deber.

III. El Consejo Académico de la ANSP e IES-ANSP considera que el discurso del Director General ha sido equilibrado, ha mantenido el balance que exige la formación policial en una sociedad democrática, como es la preparación técnica, rigurosa, exigente y eficiente de los agentes de autoridad para que cumplan eficazmente sus funciones ante cualquiera amenaza criminal; pero, al mismo tiempo, respetando plenamente los derechos humanos de toda la población, ya que el referido funcionario, después de las citadas palabras, inmediatamente dijo: “…hay que saber diferenciar eso, del momento en que ya se ha logrado someter a los atacantes, incluso al peor de los criminales, el que incluso pudiera haberles causados bajas, muertes o lesiones irreparables de algún compañero. Una vez sometido, a partir de ese momento, ningún policía tiene legitimidad para acabar con la vida de esa persona, para mancillarlo, para humillarlo, para pisotearlo, eso ya no. Ahí sí, cada quien responderá a nivel personal y lamentablemente se va a llevar de por medio también a los jefes, a los titulares, a toda la institucionalidad.”

IV. Como responsable de la revisión, deliberación y aprobación de los planes de estudio que se imparten a los integrantes de la Policía Nacional Civil, a través de la ANSP e IES-ANSP, este ente colegiado da fe de que uno de los principales componentes de tales procesos educativos es la inclusión permanente de los derechos humanos como asignatura concreta y como eje transversal en todas las áreas de formación policial: Técnico Policial, Humanística, Axiológica y Jurídica. Es más, en los últimos años, a los ejes transversales de Derechos Humanos, Ética y Deontología Policial, este Consejo Académico ordenó que en todos los cursos de formación inicial, actualización, especialidades y de ascensos se incluyeran también los de Género y Derechos de la Mujer, Derechos de los adolescentes y Justicia Penal Juvenil, así como Filosofía de Policía Comunitaria, de manera que la formación amplia, rigurosa, integral, democrática y humanista, son características sustanciales de las funciones de la ANSP e IES-ANSP, institución que goza de mucho respeto y prestigio internacional, a tal punto que en los últimos tres años ha sido distinguida por organismos de cooperación extranjera, al seleccionarla como sede de varios cursos internacionales en los que han participado representantes de academias de policías de Iberoamérica, América Latina y El Caribe.

V. Hacemos un llamamiento a la población salvadoreña a dar nuestro respaldo a la lucha legítima, intensa, sacrificada y riesgosa que cada día están librando los hombres y mujeres integrantes de la Policía Nacional Civil con el apoyo de miembros de las Fuerzas Armadas, para hacer cumplir el mandato constitucional de garantizar la seguridad y el libre ejercicio de los derechos de todas las personas, con eficiencia, efectividad, firmeza contra los criminales, pero con pleno respeto a los Derechos Humanos. Una lucha que, complementada con los programas de prevención social, rehabilitación y reinserción de personas privadas de libertad, protección a las víctimas y  fortalecimiento institucional, así como el apoyo del Consejo Nacional de Convivencia y Seguridad Ciudadana, a todas luces ha dado efectivos resultados, ya que en el año 2015 hubo un promedio de 22 homicidios diarios, el 2016 finalizó con una reducción de 11 homicidios al día y en lo que va de 2017 dicho promedio diario ha bajado todavía más a 9 diarios.

VI. Por último, este Consejo considera que la paz y la seguridad ciudadanas, fundadas en un sólido respeto a los derechos humanos, exigen una unidad y concertación de esfuerzos nacionales que vaya más allá de intereses particulares.

Santa Tecla, 23 de mayo de 2017.