La violencia intrafamiliar se define como “toda acción u omisión cometido en el seno de la familia por uno de sus miembros, que menoscaba la vida o la integridad física o psicológica, o incluso la libertad de otro de los miembros de la misma familia, y que causa un serio daño al desarrollo de la personalidad”.

Tipos de Violencia:

Violencia física: Es la que se manifiesta a través de lesiones graves o bien a través de otras menores, que no requieren asistencia médica pero que igualmente causan un gran daño a todos los niveles a la víctima.

Violencia emocional: Es aquella en la que la víctima no sufre físicamente sino a nivel sentimental.

Violencia sexual: se manifiesta de forma agresiva y forzada, donde se le obliga a una persona a tener contacto sexual, siendo el único interés, el de denigrar, humillar, ultrajar y tener el control de dicha persona.

Violencia económica: Es el abuso absoluto del poder financiero en el hogar, donde se establecen castigos monetarios por parte del agresor, así mismo hay impedimentos hacia la pareja para que ésta trabaje, aun siendo esto necesario para el sostén de la casa. La omisión de obligaciones y responsabilidades también es violencia, por ejemplo, cuando un padre o madre abandona a su hijo/a y no le proporciona los alimentos y el cuidado que éste necesita.

Violencia doméstica: Es un mal social que deriva, en gran parte, de los mitos que rodean a los roles femeninos y masculinos, aprendidos desde la infancia. Un ejemplo es, cuando se dice que el hombre es el más fuerte, el que domina, el jefe de familia, el que no llora, ni muestra sus emociones.

Pasos a seguir si eres víctima de violencia:

  1. Acudir a las organizaciones sociales legalmente establecidas que velan por los derechos de las mujeres, la persona que se considera ofendida puede acudir al Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (ISDEMU),
  2. Se levanta una acta en la que se hace constar que todos los datos que se han obtenido de la escucha activa o entrevista, que se le hace a la persona que se considera ofendida y se remite a donde corresponde, de acuerdo a los reglamentos e instructivos correspondientes. Si la potencial víctima lo requiere, le proporcionan acompañamiento hacia la Fiscalía General de la República (FGR), Policía Nacional Civil (PNC) o tribunales y también se le brinda el apoyo moral y psicológico, si el caso lo amerita.
  3. Si la denuncia es por la vía judicial, es interpuesta ante la Policía Nacional Civil (PNC), Fiscalía General de la República (FGR), Tribunales de Paz, Tribunales Especializados y Juzgados de Familia. Con la denuncia se inicia el procedimiento legal que puede llegar a condena o no, dependiendo las pruebas recabadas durante la investigación, las cuales son presentadas por la Fiscalía General de la República (FGR).
  4. La Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres (LEIV), prohíbe explícitamente la conciliación. Así que se debe llevar el proceso hasta el final.